Canción misteriosa.

Esta sencción me encanta. Hoy os traigo una canción de uno de mis grupos favoritos, pero que creo que nunca he puesto. Os doy una pista: ladrones. Espero que os guste, no como la última, que me parece que fue un fracaso. Ya sabeís, me decís que os parece y si la conoceís daís alguna pista.

Suave, suave…

Por cierto, la última, la que no tuvo éxito era Cybele’s reviere, de un grupo llamado Stereolab, sobre el que algún día haré un monográfico…

[Solucionado, me marché de puente y dejé esto mal puesto…]

Publicado en Música. 4 Comments »

Aparcando.

Mi amigo Pau me acaba de mandar este vídeo sobre un Audi A3 rojo aparcando en un sitio bastante complicado. Espero que zanje de una vez por todas la discusión sobre si las mujeres tienen más dificultades a la hora de aparcar.

Inteligencia espacial especial.

Minutos musicales: Como yo te amo, de Raphael.

Es histriónico, hace gestitos con la boca, tiene varios movimientos de brazo patentados y ha sido parodiado hasta la saciedad. Sin embargo, Rapahel ha sabido mantener un nivel muy alto estos últimos ¿40? años, y su talla no ha hecho más que crecer, no como Julio Iglesias, Isabel Pantoja o Camilo Sesto, otrora grandes y ahorra más o menos enterrados en el fango de los recuerdos. Hoy pongo una de las mejores declaraciones de amor de todos los tiempos. Así, porque me apetece felicitar a todos los que estaís (estamos) enamorados.

Empieza suave y luego se desmelena…

Publicado en Música. 5 Comments »

Grandes preguntas de la Humanidad.

¿Realmente Escenas de Matrimonio hace gracia?

Todas las noches mi querida esposa se parte la caja viendo las dichosas matrimoniadas. Yo es el momento que aprovecho para cosas más productivas, como Internet. No lo soporto. Un diálogo basado en clichés, en insultos continuos y en chistes de 6º de EGB. Es tan mala que no descarto que aparezcan chistes de este pelo:

  • Mi mujer quería ver mundo así que le compré un mapa.
  • Mi marido es como un árbol de navidad. Tiene las bolas de adorno.

Y si no, tiempo al tiempo…

Publicado en TV. 12 Comments »

Pifia.

¿Sabeís lo que es una pifia? Seguro que sí, pero os voy a dar otro ejemplo:

Una pifia es responder “No” cuando un programa te pregunta si quieres guardar cambios al cerrar y ser testigo de cómo el trabajo de unas horas se va al garete por tu propia incompetencia.

En fin, son cosas de escribir la Tesis, que te vuelve un poco gilipollas.

Publicado en Yo. 3 Comments »

Incindente en el WC.

Ya que estamos escatológicos tengo que confesar algo que me pasó el jueves en uno de los retretes del edificio en el que trabajo. Tras la comida del día, sentí el característico rugido de tripas que anuncia la inminente liberación de la mierda oprimida. Raudo y veloz, me dirigí a mi retrete de confianza (sí, no me gusta cualquiera, me gusta el mío ¿Qué pasa?), situado en un baño junto a otro retrete (ambos con su puerta) cuatro urinarios y dos lavabos. Bajé las escaleras con cuidado y recorrí el pasillo con paso decidido pero sin mover mucho los muslos. Apretando el culo vamos. Es ese trote de bailarina que todos hacemos cuando notamos el topo asomando. Abrí la puerta del baño y vi con gran alivio que la puerta de mi retrete estaba entornada y la del otro abierta de par en par. Estupendo, pensé. No me gusta compartir esos momentos de recogimiento con otras personas, no por nada, sino porque se me contraen todos los esfínteres si hay alguien presente. En fin. Fijé mi vista en la puerta y desaparecieron mis inhibiciones. Di dos pasos largos y embestí contra la puerta mientras me echaba la mano al cinturón.

Horror y desolación.

¡La puerta no se abrió! En lugar de eso, la puerta se movió hacia adelante, rebotó con algo y se cerró de golpe. En ese momento se activaron todos los sistemas automáticos de mi cuerpo comandados por el sistema nervioso simpático. A saber: descarga de adrenalina, dilatación de bronquios, aumento de pulsaciones y una serie de reacciones del tipo lucha o corre. Mientras, mi cerebro despertó de su letargo y comenzó a analizar lo ocurrido durante esa fracción de segundo. La puerta había rebotado con algo blando que emitió un sonido claramente humano. Efectivamente, acababa de oir un “Lo siento” agónico que salía del cagadero. Y ahí fue como si la vida se hubiera puesto en pausa. ¡Le acababa de pegar un golpe con una puerta a un pobre hombre que estaba cagando tranquilamente! Por el sonido de la puerta al golpear, no descarto haberle dado en las rodillas, aunque espero que tuviese los pies hacia adelante y sólo le haya dado en la punta de sus zapatos. Una vez mi cerebro mamífero se hizo cargo de la situación salté hacia atrás y salí corriendo del baño sin hacer mayor ruido. Naturalmente, no dije nada, pues me delataría. Salí al pasillo y volví a mi puesto prácticamente doblado de risa. Afortunadamente, mi recto se había contraído y de ahí no saldría nada en un buen rato, ventajas de la adrenalina.

Todavía pienso en el pobre fulano que vió perturbada la paz de su cagada. El pobre hombre debió pensar que había llegado Alien o el T.Rex a llevárselo en tan incómoda situación. Teneís que comprender que la embestida le debió parecer brutal desde su perspectiva tan desvalida.

Moraleja:

Si no quieres que te interrumpan al cagar, acuérdate de la puerta cerrar.

Publicado en Yo. 9 Comments »

Por cierto…

…hoy han asesinado a un guardia civil y han herido a otro de gravedad de la manera más cobarde posible. No se puede ir poniendo buena cara por la vida y mirar para otro lado. ETA es una organización terrorista cuyos integrantes, los que los apoyan y los que miran para otro lado no se merecen ningún miramiento por parte de la sociedad en general ni por parte de la justicia en particular.

Tuvieron su oportunidad (quizá no la merecían, pero estoy con Zapatero, todo vale si es por un bien superior) pero no la aprovecharon. Ahora que paguen todos y cada uno de ellos.

Publicado en off-topic. 2 Comments »