Cocinillas con Ponzonha, hoy: Fondue de queso.

Dada la buena acogida que tuvo mi anterior receta, hoy os voy a contar otra bastante sencilla e ideal para una cena entre amigos: la fondue de queso (en este caso estilo Neuchâtel). La fondue es un plato comunal en el que todo el mundo comparte un recipiente con queso fundido y va mojando pan tostado (lo que da lugar a situaciones bastante divertidas) ¡OJO! Carezco de sangre suiza y la receta que os propongo hoy es una adaptación a mi manera de lo que he ido pillando por la red y de mi experiencia en restaurantes de fondue. No pretende ser ni la auténtica ni la mejor, sencillamente es como a mi me gusta.

Una foundue de queso según la wikipedia.

Obviamente, este es un plato para los amantes del queso (lo siento C.Murnau), de altísimo contenido calórico y con gran capacidad para empachar. Luego no digas que no te lo advertí.

Como paso previo, recordar que para la foundue es necesario lo que normalmente se llama fondue, que no es otra cosa que ese recipiente aplanado de porcelana o loza (caquelon), un soporte y un quemador de alcohol. Suele ir acompañado de un set de tenedores alargados con marcas coloreadas en un extremo. Estos juegos se regalan normalmente a parejas jóvenes aunque, aparentemente, ni Dios usa. No lo confundas con la fondue de carne, que tiene un recipiente metálico alto y con indentaciones para sujetar los tenedores. Si tienes un set de este tipo, enhorabuena, si no lo tienes es tu momento para pedírtelo para Reyes. Si te decides a hacer la fondue no olvides comprar el combustible del quemador. En muchas tiendas venden un gel denso especial para este propósito que hace el proceso mucho más seguro y minimiza el riesgo de que alguien acabe quemado, pues si llenas el quemador con alcohol de quemar y este se derrama te puedes meter en un lío.

Dicho esto, necesitarás (para dos personas):

  • 200-300 mL de vino blanco seco
  • 200 g de queso Emmental
  • 200 g de queso gruyère
  • Un diente de ajo.
  • Dos cucharadas de maicena.
  • Un chupito de kirsh (u otro licor blanco, orujo, vodka…)
  • Nuez moscada

Además para mojar puedes poner pan a tostar cortado en bocados (yo lo tuesto en la bandeja del horno), aceitunas, pepinillos, cebolletas (hasta aquí lo tradicional), patatitas asadas, cahmpiñones…

El vino no es necesario que sea nada especial. Yo uso Don Simón y me vale, pero seguramente con otro mejor el resultado es mejor. Con 200 mL la fondue será muy densa, con 300 más suelta, así que tendrás que hacer pruebas hasta dar con tu punto favorito (yo la prefiero suelta, a veces incluso echo 400 mL). El queso cuanto mejor, mejor. Yo compro ambos suizos en mi supermercado de confianza y no escatimo gastos, es la clave.

El proceso:

  1. En una pota (Nunca en el caquelon) vierte el vino blanco y ponlo a fuego medio. Corta el queso en láminas o taquitos y añádelo al vino. Calienta la mezcla suavemente y mantenla caliente pero sin que llegue a hervir. Remueve lentamente hasta que el todo queso esté fundido (te puede llevar un buen rato). Añade medio diente de ajo picado muy fino.
  2. Cuando el queso esté fundido, añade una pizca de nuez moscada molida. Disuelve la maicena en el licor y añade la mezcla al queso. No pares de remover suavemente. No olvides vigilar el fuego para mantener la mezcla muy caliente pero sin hervir. Ten en cuenta que debes dar tiempo al alcohol a evaporarse, así que tampoco tengas demasiada prisa. El proceso hasta aquí a mí me lleva en torno a media hora.
  3. Cuando veas que la mezcla es homogénea ya puedes preparar la fondue propiamente dicha. Frota el caquelon con el otro medio diente de ajo. Enciende el quemador y coloca el caquelon encima para que vaya calentando (lógicamente, esto hazlo en la mesa en la que vayas a comer, jamás muevas el quemador encendido). Cuando esté caliente, vierte el contenido de la pota en el caquelon y colócalo en el quemador (yo esto lo hago en la cocina y llevo el caquelon a la mesa, el efecto es total).
  4. Controla la combustión del quemador para que la fondue se mantenga caliente pero que no hierva. Asegúrate de que hay material para mojar para todos (éso te lo dirá la experiencia) y a disfrutar.

Al final del todo, cuando apenas quede queso, se formará una capa crujiente de color amarillo más oscuro que es casi lo mejor, no se te olvide rebañarla.

Publicado en Cocinillas. 7 Comments »

7 comentarios to “Cocinillas con Ponzonha, hoy: Fondue de queso.”

  1. juananpol Says:

    Menuda coincidencia, ayer estuve en un cumpleaños y pusieron una fondue de estas. Aquello echaba un peste a pies que hizo que no me atreviera a probarla, y eso que me encanta el queso, pero aquello tiraba pa’tras.

    Una duda, ¿solo se moja pan? allí además de pan había salchichas, no se, pero no me termina de convencer mojar pan en queso. Aun así prometo que cuando me independice (Dios sabe cuando) lo probaré, o cuando vaya a Oviedo me invitas y pruebo el bogavante del otro día mojado en la Fonue de queso 😀

  2. C.Murnau Says:

    Pues sí, yo también lo siento. No deberías desperdiciar tu gran talento en semejantes cosas, el queso tapona las arterias y produce impotencia. Bueno, espero que la próxima receta si me guste.

  3. Alexliam Says:

    A mi me encanta, la ultima que tome fue en Paris y estaba deliciosa.

    Pero vamos, de ahi a hacerla yo hay un paso…

  4. RedWarrior Says:

    muy buena receta, si alguna vez me da por cocinar la pondré en practica, aunque es difícil que me ponga con esta cosas…

  5. ponzonha Says:

    Os veo con mucho miedo a la cocina…

  6. Seele Says:

    Buah! Me has hecho feliz!! A mi me regalaron una por abrirme una cuenta en bancaja, así que me fui al mercadona y compre una caja en la que que ponía “fondue” y salia queso dibujado. Dentro, lógicamente había una bolsa de queso, y yo lo introduje dentro de la fondue y puse una velita debajo por que no tenia alcohol. Total, tres horas más tarde pude mojar una rosquilleta en el horrible mejunge que había salido de ahi y nunca jamás volví a intentar preparar nada parecido (Miento, con chocolate me sale bien :P) Ni se me ocurrio pensar qu podia tener más secreto que poner el queso en el cacharro y calentarlo por abajo XD Que gran revelación para mi! Este fin de semana lo pruebo, gracias!!

  7. El Tabernero Says:

    Y voy yo y leo esto a la hora de comer. Interesante receta, ya que en mi casa somos muy “queseros”. Para el que le guste el queso fuerte le recomiendo unos tarritos de queso de Valdeón (En León) que está bien bueno untado en pan y no es nada peligroso a la hora de prepararlo: untar y listo.
    Por cierto Ponzonha, me estoy planteando reunir todas tus recetas en un compendio titulado: “Cocina Ponzonhosa… o como preparar manjares en tu vida cotidiana” 😉


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: