San Millán.

Hoy es San Millán, un día como otro cualquiera para mí, pues no le presto mucha atención al santoral ni soy creyente, pero especial para mis abuelas y mis suegras porque ellas, que están al tanto de los calendarios aprovechan para llamarme hoy y felicitarme porque me llamo igual que un santo del s. V.

Según la wikipedia, el Millán original fue un eremita ascético bastante solitario. Parece ser que fue un varón santísimo y en él se encuentra el origen del monasterio de San Millán de la Cogolla pues se retiró a la zona con otros clérigos (Aselo, Cotonato, Geroncio, Sofronio… vaya cuatro) y fue cogiendo prestigio en el atribulado mundo religioso de la baja edad media. El monasterio te suena porque es donde se escribieron las primeras palabras en nuestro idioma (aunque poco se parecían a lo que yo escribo aquí) y en euskera (coincidencia que seguro que a más de uno le jode).

Quizá lo más interesante es que San Millán tuvo la curiosa costumbre de aparecer en varias batallas de la Reconquista para meter miedo y rebanar algunas cabezas de moro montado en un unicornio (símbolo de la pureza).

Ese santo viril.

 

San Millán era el patrono de Castilla la Vieja y Navarra, y fue considerado durante mucho tiempo patrono de España al alimón con Santiago. Lo que pasa es que un apóstol es más molón que un eremita y el bueno de Millán se ha quedado con muy poca cuota de mercado. Hoy en día sólo es conocido en las clases de lengua cuando se menciona de pasada las glosas emilianenses, cuando nos acordamos de Millán (el de Martes y trece) y cuando consumimos el mítico queso fresco San Millán, alternativa patria al Philadelphia de Kraft.

 

Yo por mi parte no le doy mayor importancia, pero reconozco que me encanta tener un nombre poco común…

Publicado en Yo. 5 Comments »

5 comentarios to “San Millán.”

  1. Palito Says:

    pues la verdad es que sí, sólo conocía a Millán el de Martes y 13…
    Felicidades por tu santo, pues!!😉

  2. Alexliam Says:

    Felicidades aunque te la sople realmente.

    Y por cierto, siempre que leo tu nombre (Millán) me acuerdo tambien del de martes y trece y su guiño de ojos xD

  3. juananpol Says:

    Felicidades chato.

    La verdad es que debe molar tener un nombre poco común😀

  4. C.Murnau Says:

    Felicidades, si señor, me acuerdo que cuando te conocí y me dijiste como te llamabas, en lo primero que pensé fue en San Millán de la Cogolla y sus famosas glosas (en dura competencia con las Silenses de Santo Domingo de Silos). Debió pasarlo muy bien con esos amiguitos con los que se fue a meditar, menudo grupo “divertido” debió ser aquel, sobre todo Sofronio.

  5. eltabernero Says:

    Mentiría como un capullo si digese que el día que publicaste tu nombre no pensé en Millán Salcedo (Martes y 13) pero, y esto es verídico, ahora además añado la coletilla de “y como el Sr. Ponzonha”.
    Feliz Santo (tardío) aunque te la sople (el santo, se entiende) vilmente.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: