Aviones.

Ya estoy de vuelta del finde. Una pasada. Tengo las pilas cargadas a tope y listas para el sprint final. Hoy me apetece un post sobre aviones. Me encanta volar, es una de las pequeñas maravillas de la vida moderna. Tras este fin de semana he volado 24 veces en mi vida (me he llevado un pequeño susto al contarlas, la verdad) así que ya tengo un poco de callo. Es cierto que en algunos vuelos he estado un poco acojonado en ciertos momentos de turbulencias, pero últimamente he superado esos miedos a base de ver que he estado más cerca de palmar en la carretera conduciendo yo o en autobús. Me gusta tanto volar que siempre presto atención a los pequeños detalles que van ocurriendo durante el vuelo, al tipo de avión, a los aeropuertos… Así que me he currado una clasificación de todo ello:

Aeropuerto:

Conozco Asturias (obvio), Heathrow (Londres), Barajas (ambos), Fiumicino (Roma), Bruselas, Copenhage, Palma de Mallorca…

El mejor: Sin duda la terminal T4 de Barajas. Espaciosa, luminosa, te permite ver los aviones… Los asientos son razonablemente nuevos y, que cojones, es española.

El peor: Fiumicino, en Roma. Un poco caótico, sucio y ruidoso. Un poco como Italia pero sin encanto.

Avión:

He volado en Boeing 727, 737, Airbus A310, A320, A340, Canadair CRJ-200 y Avro RJ.

El mejor: Vaya por delante que soy fan de los Airbus, y que en su duelo con Boeing mi voto está de parte de los europeos. Sin embargo el avión que más me mola es el Canadair CRJ-200. Un avión pequeñín (2+2, como un autobús) pero muy silencioso y cómodo.

El peor: Supongo que el Boeing 737, pero todos molan bastante.

Compañía:

He volado con Air Berlín, Alitalia, Iberia, Air Nostrum, Sapanair, British Airways y la desaparecida Sabena.

La mejor: Sin duda Air Berlín. Se supone que es low cost, pero dan bebida y snack. Aviones nuevecitos. Azafatas y azafatos profesionales (nunca ví tanto chequeo de cinturón al despegar).

La peor: Sin duda Alitalia. Menudo vuelo Fiumicino-Oviedo. Es cierto que era charter, pero eso no justifica un avión viejo y sucio, un comandante que no le dió la gana de evitar las turbulencias (se suspendió la comida dos veces) y un aterrizaje en el que el avión bajo los últimos metros de golpe (gafas de sol al suelo, pupa con el cinturón).

Eso sí, como casi siempre lo peor es la gente que se sube al avión. Veamos:

  • Acojonado: Se reconoce por su color blanco-azulado y por llevar la mirada clavada en algún punto por encima del asiento de delante. No produce ninguna molestia, sólo que contribuye a dar al avión un aire de velatorio muy poco agradable. Siempre hay alguno en todos los aviones.
  • El nuevo rico: Ya en la cola va con su maleta de lujo (Luis Vouiton o similares) pero viaja en turista como el resto. Recomiendo observar su comportamiento, porque suele dar pa mucho. Suelen no obedecer a las recomendaciones del personal de cabina y no apagan el móvil, usan el mp3 o encienden un portátil. Una vez viniendo de Roma una tía no quería poner el asiento recto para aterrizar (otro comportamiento común) y acabó haciéndose daño en el cuello con el zarandeo que nos metió el piloto. A mi hermana y a mí nos prestó por la vida.
  • El curtido en mil batallas: Suele ser un representante, un empresario o un mecánico de alto nivel. Ha volado tanto que por mal que vayan las cosas el siempre mantiene la calma. Especialmente valioso seguirle si han perdido las maletas o si el vuelo sale con retraso, siempre sabrá que hacer.
  • La abuelita entrañable: Va a conocer a un niet, de Imserso o con una amiga a conocer Barcelona. Canaliza su aburrimiento con agradables conversaciones en las que te hace un repaso de su vida y familia. Que conste que es de lo mejor que te puede tocar al lado.
  • El enterado: Lector de microsiervos. Se lee las últimas páginas de la revista de la compañía aérea para ver que aviones tiene. Mira la ficha de seguridad para ver el modelo de avión y hacer así un comentario pedante al respecto. Se lleva aprendido de casa el mapa de la terminal a la que vuela y no para de cantar las localidades que pasan por debajo de su ventanilla aunque no tenga ni puta idea de lo que dice. Puede resultar cargante. Yo soy de este tipo.

10 comentarios to “Aviones.”

  1. C.Murnau Says:

    Me alegro de que hayas vuelto bien. Muy ilustrativa tu disertación sobre el mundo de los aviones/ aeropuertos, a mí no me gusta demasiado volar porque el 75% de las pocas veces que lo he tenido que hacer, me he mareado, y en los baños la gente tiene o tenía la manía de esconderse a fumar(a esos individuos deberían arrojarlos al mar). Existe otro tipo de habitante de avión, que es el borrachuzo que la monta (en mi experiencia italianos), insulta a las azafatas que lo intentan contener y le pega una patada al zumo de melocotón, consiguiendo salpicar al resto de pasajeros, provocando la ira y a su vez comentarios tan graciosos como singulares: “¡Qué lo echen!, ¿a dónde? me pregunto yo, así que 9 horas de vuelo con semejante indivioduo en las proximidades hace de la experiencia de volar, algo un poco insufrible, por no hablar de la asquerosidad de avión y lo pequeño y viejo que era. La mejor compañía Spanair.

  2. ponzonha Says:

    Je je. Los borrachos. Si, yo una vez volé con cuatro vikingos que llevaban una buena kurda y se dedicaron a gruñir (literal) a las azafatas. Afortunadamente para ellas se quedaron dormidos como bebés en cuanto alcanzamos la altura de crucero.
    Spanair está bastante bien, desde luego mejor que Iberia.

  3. juananpol Says:

    Tenía pensado hacer un post sobre el vuelo a Punta Cana, y lo he ido dejando y ya va ser que no.

    Se te olvido hablar de lo que para mi es lo más indignante de los aviones, los asientos. No se que es peor si los pisos de 40 metros que nos intentan vender o viajar en ese espacio.

    Si algún día vas al caribe incluirás otro tipo de pasajero, los recién casados. Se diferencian porque tienen un pavo que no pueden con el y no paran de hacerse arrumacos. Sinceramente lamentable.

  4. ponzonha Says:

    Ya te tocará Juananpol, ya te tocará. Y luego me lo cuentas. Algún día haré un post aubiográfico con el tema luna de miel y va a ser una pastelada de flipar.

  5. eltabernero Says:

    Joe, me siento un catetazo del 15. Nunca he viajado en avión, lo reconozco, así es que yo sería uno de esos acojonaos cuyo color facial varia de blanco a verde en décimas de segundo…. Sea como fuere, me alegro de que ya estes con las pials cargadas, ahora el sprint final y ¡de vacaciones!

  6. deivid Says:

    Yo me confieso también un amante del avión. Comodo, seguro y rápido. Sin embargo hasta ahora he volado mas bien poco (si no me dejo ninguno cuento 10 vuelos) por eso de los precios, pero ahora, con la tendencia actual a seguir bajando, mis previsiones para el futuro son bastante alagüeñas.
    Coincido en lo de la T4, solo una objeción: los baños. No puede ser que en una terminal nuevecita coloquen en cada baño de hombres solo 2 urinarios, joder, que hay mas cola en el baño de hombres que en el de mujeres. Por lo demás cojonuda

  7. Señor DeTamble Says:

    Yo me considero del primer tipo sin duda alguna. Tras un vuelo BCN-SVQ turbulentísimo, fui capaz de derretir un paquete de kit-kat con mis propias manos !!!.

  8. DiThi Says:

    Pues yo he volado en Alitalia (mis únicos 4 vuelos hasta ahora) en 3 Macdonell Douglas MD-80 y un MD-82 y han sido muy buenos todo el tiempo, el despegue y aterrizaje no podían ser más suaves (al menos eso decía mi madre, al parecer sus otros vuelos con iberia fueron mucho peores)

  9. Iberia y sus tarifas. « Ponzonha Says:

    […] 11th, 2007 — ponzonha Últimamente viajo mucho en avión y me encanta. Ya hice hace tiempo un post al respecto, así que no me voy a repetir. Hoy sólo voy a analizar el caso de Iberia y sus tarifas.  […]

  10. Bea Says:

    Sólo he volado una vez… igual por eso me sigue encantando… y bueno, aterricé en Bilbao… que al parecer debe ser un aeropuerto de aupa para aterrizar (yo tuve un viaje suavecito), o eso dicen los curtidos.

    Y bueno, la verdad es que viajes donde viajes, me encanta que me toque una abuelita entrañable al lado… puede ser un poco cargante (la última se paso media hora comentando con sus amigas y conmigo mi forma de sentarme en el tren) pero la verdad es que dan alegría y conversación al trayecto, y eso se agradece (sobretodo si sueles viajar solo).

    Por cierto, me gusta el blog ^^


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: