Va por vosotras.

Este post va dedicado a todas mis lectoras, sé que no son muchas, pero por lo menos Palitodelasorejas, Paovia y Nika se atreven a unirse a esta fiesta de nabos que es mi blog. ¿Por qué la dedicatoria? Porque es un post sobre amor, sobre cómo un chico se enamora de una chica. Quiero romper una serie de mitos, quiero abrir mi corazón, quiero dar mi opinión y quiero reeducar a alguna oveja descarriada. Y lo voy a hacer en plan Ragazza. Vamos allá.

  1.  Soy gorda ¿Cómo voy a gustarle a alguien? Empezamos bien. El 90% de las chicas que conozco tienen la autoestima corporal por los suelos. No les culpo. En una sociedad en la que los cánones de belleza vienen determinados por las idas de olla de un lobby de diseñadores gays no es fácil ser mujer. Lo siento por Vittorio y Luchino, pero me temo que su ideal de belleza está desprovisto del componente “atracción” imprescendible en estos casos. ¿Cómo es una modelo? Cara angulosa, cuerpo longilíneo, pecho inexistente y movimientos sincopados por la pasarela. Estupendo. Como un tío. Chicas: los hombres somos rectilíneos, estamos duros al tacto y tenemos la cara chupada. Las mujeres en cambio son curvilíneas, son blanditas y tienen la cara redonda. Eso está claro desde hace 24000 años con la Venus de Willendorf, un concepto de mujer infinitamente más bello que las Lollipop girls. Seguro que todos estaremos de acuerdo que una chica debe tener dónde agarrar: pecho, muslos, culo… y si sobra mejor que falte. Y de la celulitis mejor ni hablar. Asúmelo, todas la tienen y nosotros lo sabemos. Y a mí, por lo menos me da igual. Casi me atrevería a decir que asustarás a cualquier tío si estás todo el rato dándole a la matraca con la cantinela estoy gorda, debo hacer régimen y demás. Resulta cansino ver cómo chicas encantadoras se machacan por un ideal estúpido. Y, por cierto, ignoro el concepto “tobillos gordos” Por favor…
  2. Soy fea. ¿Cómo voy a gustarle a alguien? Y eso ¿Quién te lo dijo?. Te recuerdo que los hombres tenemos la habilidad del despiece, así que no me vengas diciendo que eres fea porque tienes las cejas feas. Nunca sabrás lo que le gusta a un chico de tí a menos que te lo diga. Es increíble lo que puede llegar a enamorar: unos ojos, una mirada (que no es lo mismo), una sonrisa, una risa (que no es lo mismo), la voz, una conversación sobre vichysoisse, los oyitos que se forman en tus mejillas, la manera en que te recojes el pelo, cómo pasas páginas de un libro… Precisamente por eso en lo único que debes esforzarte es en ser tú misma, porque el engaño y la mentira es causa de desenamoramiento. Pregúntale a cualquier tío con el que tengas verdadera confianza y ya verás que te dice. Aprovecho para recordarte también que en la categoría de engaño entra también el maquillaje. Pintándote como una puerta es posible que pilles cacho, pero no conseguirás atar a ese bollín que te gusta.
  3. ¿Cómo voy a gustarle a alguien? Precisamente esa es la actitud que hay que cambiar. ¿Sabes por qué todas las chicas embellecen en cuanto se hechan novio? Porque tienen más confianza en sí mismas. Y la confianza embellece que es una maravilla. Precísamente con confianza es cómo vas a decirle a ese chico que te gusta. A la cara, sin chorradillas. Esto es importante, los tíos somos auténticos retrasados en lo que a lo social se refiere. Si piensas que por sonreir y tocarte el pelo mientra os miraís el debe saber que le gustas al instante estás muy equivocada. Esa habilidad sólo la adquirimos pasado muuucho tiempo y, generalmente, cuando es demasiado tarde. Te lo digo porque tras seis años con mi novia (ahora mi mujer) sólo soy capaz de leer algunos de los kanji que me escribe con su cara de ángel. Es cierto que decirle a un chico lo que sientes en frío y en el lugar inadecuado puede ser contraproducente. Aprovecha tus armas de mujer, no te cortes, dile que os vayaís a un sitio tranquilo, invítale a tomar algo, llévalo a lo oscuro… a eso no te va a decir que no. Una vez privado de cualquier distracción se franca. Y recuerda: el amor platónico es la mayor estupidez que puedes cometer, no te flageles, el mar está lleno de peces.

Espero que os haya gustado mi análisis. Nunca me interesó la antropología ni la psicología en plan serio, pero me considero un teórico amateur de las relaciones humanas. Espero comentarios de ambos sexos, y si teneís alguna pregunta no os corteís, que es gratis…

10 comentarios to “Va por vosotras.”

  1. juananpol Says:

    Eres el puto amo.
    Una vez mas diciendo verdades como puños, aunque no podemos negar que esta sociedad es como es, y hay mucho hijo puta suelto.
    Yo corroboro todo lo que has dicho, mejor que haya carne donde agarrar.

  2. angeek Says:

    Sin duda eres el puto amo, Que buen analisis, deberías scribirlo en octavillas y tirarlo desde un avion por toda España

  3. Alvele Says:

    Solo una palabra: ¡Chapó!

  4. palitodelasorejas Says:

    Jo, jo y rejó!!

    Me gusta comprobar de nuevo que los hombres de verdad sois así, de verdad.

    Verdades como puños. Y personalmente te doy las gracias… y espero que cunda el ejemplo, porque hay muchas chicas acomplejadas por sus kilos y su celulitis y sus pajaritos en la cabeza, por tener un concepto equivocado de qué os gusta a los hombres de las mujeres.

    Por cierto, yo por mi parte digo ¡Depilación masculina NO! No me gustan nada los metrosexuales! No quiero a mi lado un hombre con menos pelo que yo, hombreyá!!

    Un saludo muy muy muy contento por este post tuyo.

  5. eltabernero Says:

    [Mode aplause on] Plas plas plas plas plas plas [off]
    Si señor, no dire lo del puto amo porque ya lo han dicho por ahí arriba, pero si diré una cosa: Huesudas peripuestas y pretenciosas no, por favor. Las mujeres de verdad son las que no son solo dos tetas, quiero decir, que son una voz bonita, una cabeza bien amueblada y ese punto picarón en el carácter. Reconocedlo chavales, un buen físico es un porcentaje mínimo de lo que se busca, es más, yo busco a una mujer única (con sus cosas buenas y sus no tan buenas), no a una Barbie.
    Pd: en mi mente suena mejor de lo que queda escrito, espero que se entienda…

  6. ponzonha Says:

    Gracias a todos y todas por vuestros aplausos. Ha sido sólo cuestión de sincerarse un poco y decir las cuatro verdades.
    Por vuestros comentarios veo que los chicos estamos de acuerdo en que ellas deben estar macizas (una palabra bastante descriptiva por cierto) y deben ser auténticas.
    Especialmente agradable el comentario de palitodelasorejas, porque en la vida me voy a acercar a la cera y menos a una epigentleman (la epilady para hombres).

  7. C.Murnau Says:

    ¿Epigentleman, es un concepto tuyo?.
    Una vez más tienes toda la razón en tu análisis, la belleza aunque un tanto necesaria, no deja de ser accesoria, lo importante son esas pequeñas cosas que la hacen única, y que suelen ser, al final, los motivos por los que a ti te gusta la señorita en cuestión y te apetece acabar el día con un abrazo suyo. Deprimirse por un pavo es una de las 2 ó 3 actividades más estúpidas que se puesden hacer (junto con fumar y picarse heroína), ningún individuo con cromosomas XY merece semejante sacrificio inútil.

  8. Benton Says:

    Pues muy bien, este post es uno de los más hermosos que he leído sobre la VERDADERA femineidad y lo que DE VERDAD nos mola a los tíos de una hembra. El poderío de una hembra, of course, se mide por la rotundidad de sus formas, no cabe duda. Y lo que no senamora de ellas no es la escasez de vello en el arco superciliar, sino el efecto del sumatorio de todos los elementos del llamado “despiece”. Por supuesto, como es un sumatorio y los valores de cada elemento son mesurados por el observador (o sea, nosotros, nunca un diseñador o las otras tías, no se os olvide) los elementos de valor cero de esa suma pueden ser muchos. Podemos, por ejemplo (y como dicen algunas de mis compañeras de labo) ignorar la cara (haciendo uso en algunos casos de la bandera patria), ignorar las piernas, los pechos, la risa, los ojos, lo que sea. Probablemente, la mayoría de las veces el balance de puntuación sea favorable a nuestra chica porque SIEMPRE (por lo menos en mi caso y seguro que much@s aquí direis que miento, pero me la s**a) lo que importa de verdad para amar a una mujer, decía, es la persona que vive en su cabecita. Lo demás pasa y se pudre. He dicho.

  9. Meme: Mi post favorito. « Ponzonha Says:

    […] Como no entiendo si el post es de otro o es propio y paso de copypaste, he elegido un post que en su día tuvo gran aceptación entre mi escaso pero selecto público. Los comentarios celebrando el post me […]

  10. vanessa Says:

    Tío, qué pena estar casada, si no me iba a pedirle a tu madre tu mano. Hacía tiempo que no oía a un chico (excepto mi marido) decir cosas así


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: