Sin sujetador.

Llega el verano, llega el calorcillo y yo tengo el dilema de siempre. Yo soy de esos hombres que no paran de mirar a las chicas por la calle, tetas y culos principalmente. Normalmente me parapeto tras mis gafas de sol y carretera. Es más, a veces hasta busco un lugar tranquilo desde el que observar la calle y las chicas que por allí pasan. Que conste que hago esto sin menosprecio ni menoscabo de mi matrimonio (ver el post sobre hombres mandil), a mi mujer le sobran armas para contrarrestar cualquier amenaza que considere peligrosa (la pobre me sobreestima, soy incapaz de cometer adulterio). Hasta aquí todo normal. El problema llega cuando a ella le da por sacar su vestuario más sepsi, especialmente su arsenal de blusas transparentes, concretamente una que no necesita sujetador que le hace un escote del copón y le deja la espalda desnuda. Ahí es cuando me sale un horrible ramalazo macho español y me pongo de los nervios. Salimos por ahí y yo voy en plan escolta de Ibarretxe mirando a todos los tíos a la redonda. Voy con una tensión tal que cualquier día me va a dar algo. Es una gilipollez, porque en la playa enseñamos más, pero no puedo evitarlo. También es un poco insolidario, el resto de los tíos también tienen derecho a alegrarse la pestaña… ¡Pero cómo me jode! No me siento orgulloso de ello y me parece un comportamiento infantil, machista e impropio de una persona equilibrada como yo. He de insistir en que el fenómeno ocurre sólo con esas prendas, el resto de su vestuario no me provoca esta reacción, aún a pesar de que puede estar verdaderamente guapa con otras prendas. ¿Alguna opinión?

13 comentarios to “Sin sujetador.”

  1. eltabernero Says:

    Muchacho, mi madre dice una frase que viene al pelo:
    Lo mío es mío… y lo de los demás… también.
    Es normal que eso te ocurra, creeme.
    Por otra parte, lo de la solidaridad es hasta cierto punto, que hay cada baboso por ahí que…

  2. angeek Says:

    mirar es gratis, para todos por desgracia…

  3. angeek Says:

    Espero que astewie wonder no lea le lean este comentario

  4. ponzonha Says:

    Ja ja ja, angeek, superchiste. Pobre Stewie…

  5. juananpol Says:

    Ayyyy amigo, tocaste mi punto débil, a mi en mi casa me llaman Mustafá, con eso te lo digo todo. Yo he llegado a volverme y empezar a putear a un grupo de italianos y otra vez a dos yonkies por mirarla, a esto súmale que no tengo ni media ostia.
    La verdad es que me jode, pero que le vamos hacer si a la chiquilla le gusta ir mona. y lo de escolta de Ibarretxe no es nada, yo me pongo en plan escolta de Bush en Iraq, el día menos pensado me parten la cara, pero quedaré como un macho que protege a su hembra. unga unga unga

  6. ponzonha Says:

    Somos patéticos. Es un hecho. Y por cierto, los italianos son una raza que bien merecía la pena exterminar. Cabrones.

  7. angeek Says:

    Unga Unga, no lo podrías haber descrito mejor Juananpol…

  8. Alexliam Says:

    Yo en la misma Italia tuve un problema similar al de juananpol, con barrera idiomatica incluida.

    Empece a gritarle a un grupito de metrosepsuales italianos “Hijos de puta, me vais a comer el rabo”…

    Y si, somos pateticos.

  9. ponzonha Says:

    ¿Hijos de puta, me vais a comer el rabo? Madre mía, you are my hero. Un auténtico hombre apañó, viril y descelebrado.

  10. Alexliam Says:

    Si, pero no me entendieron, porque se pusieron a saludarme simpaticamente… WTF!11!!!1!1

  11. deivid Says:

    Pues a mi me pasa todo lo contrario. No solo no me importa que la miren por la calle sino que me llena de orgullo. Cierto es que todo tiene un límite, una cosa es mirarla por la calle y otra tirarse 15 minutos en un bar babeando a 20 centimetros de ella. Ahí a mi tambien me sale la vena troglodita y el unga unga puede llegar a quedarse corto.
    Por cierto ponzonha, no me esperaba esto de ti, y menos despues de comentarios como el del hombre mandil.

  12. C.Murnau Says:

    Realmente sí que es un problema, a mí me gusta la ropa transparente de las demás, y sí, el italiano es un ser a exterminar, yo también soy del unga, unga. Pero también entiendo perfectamente a Deivid, encaja perfectamente con mi teoría sobre: “El marido de Mónica Bellucci”, realmente si sales con una mujer de infarto, no te importa que otros machos la deseen porque es como un trofeo que tú has conseguido y los demás sólo pueden machacársela pensando en la chica mientras que uno es el que disfruta de la subsodicha en a vida real.

  13. ponzonha Says:

    Pues chicos, yo lo del concepto trofeo es que no lo tengo. Una putada, sólo puedo fardar por mí mismo, no por mis conquistas…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: