Hombres mandil.

Hace tiempo os ofrecí la posibilidad de que os dedique un post. Deivid pedía uno de esos en los que critico las cosas de la vida. Pues aquí esta: (del resto de peticiones no me olvido, especialmente la de la foto provocadora, estoy trabajando en ello).

A modo de introducción, sólo comentar que soy un hombre felizmente casado y que no le oculto a mi esposa la existencia de éste blog.

Hoy voy a hablaros de relaciones de pareja y, concretamente, de los hombres mandil (o mandilines, como diría mi hermana). ¿Cómo reconocer a un hombre mandil? Es muy sencillo, como su propio nombre indica, el hombre mandil está al servicio exclusivo de su dueña y sólo cumple su función cuando ella quiere. Su único propósito en la vida es aguantar los chorreos de su pareja lo mejor que puede y no rechistar cuando es arrojado a un lado.

Veamos unos ejemplos:

CASO nº 1: El efecto pastelería.

Se produce cuando un hombre se comporta de diferente manera con respecto a otras mujeres si su novia está delante. Lo normal es que las personas normales puedan hablar de miembros atractivos del sexo opuesto sin que ocurra nada. El hombre mandil no. Si estás en grupo y mencionas “qué chica más rica pasa por ahí” lo más seguro es que los tíos del grupo la sigan con la mirada y comenten la jugada. Las novias, inmediatamente, la criticaran suavemente y amonestarán dulcemente a sus parejas (o se reirán para sus adentros pensando las pocas posibilidades de que su chico se ligue a semejante pibón). El hombre mandil sólo tiene dos opciones, bajar la cabeza (de lo contrario le espera una buena) o, en los casos más graves, se unirá al coro de féminas. En estos casos, y ante la bajada de pantalones, suelo decir “Que me haya lleve la tarta no quiere decir que no pueda mirar la pastelería” o “El matrimonio no me ha dejado ciego”. No es perjudicial para una relación seguir encontrando a otras mujeres atractivas, es más, la fortalece, pues es la represión de estos sentimientos puede llevar a problemas psicológicos graves.

CASO nº2: Mi novia es miss Universo.

Ocurre cuando el susodicho es incapaz de objetivar a su pareja. Se puede salir con una chica con la cara llena de granos, con las piernas torcidas, con el pecho caído, con un culo biplaza, con gafas de culo de vaso…pero al amor  eso le da igual. El hombre normal conoce en su fuero interno sus defectos (que los tiene, no flipes), pero también es conscientes de que su amor hacia ella la hacen especial y diferente a las demás, por lo que no tiene reparos en admitir los defectos de su novia (lo mismo que los suyos propios) y le dan igual. El mandil está convencido de que su novia es perfecta. Es más, modificará su realidad para adecuarla al ideal de perfección de su novia. El puede ser del madrid, se hecha una novia del barça y, automáticamente a él deja de gustarle el fútbol. Especialmente sangrante son los cambios de preferencias físicas, en los que se llegan a ver giros de 180. No es malo que te gusten las chicas despampanantes, lo importante es que de todas las mujeres del mundo la elijas a ella.

CASO nº3: Si cariño, lo que tu digas.

Probablemente el carácter diagnóstico (el que lo define) del hombre mandil. Una relación de pareja debe ser una democracia. Aunque en realidad más bien se parece a un consejo de seguridad de la ONU en el que ella es EEUU y tu eres Zambia: teneís un voto cada uno, pero ella tiene los misiles. En cualquier caso siempre debe haber lugar para la discusión de los problemas de pareja. La solución nunca debe ser el silencio por miedo a las represalias. Es cierto que algunas represalias podrían escandalizar a Amnistía Internacional (se conocen casos de dejar de hablar o no coger el teléfono en días tras una discusión, utilizar el sexo como moneda de cambio o directamente putear al chaval). El hecho de acatar órdenes sin rechistar lleva al miedo y el miedo es el camino hacia el lado oscuro. El miedo lleva a la furia y la furia lleva hacia el odio. El odio al sufrimiento y la agresión (y no lo digo yo, lo dice el maestro Yoda). El hombre mandil vive a la sombra, como una rata, aprovechándose de las migajas que su ama le tira con desdén. Frecuentemente las órdenes van acompañadas de insultos y menosprecios, que pueden empezar de manera suave (si no fuera por mí que sería de tí) pero inequívoca. En otros casos la familia de él es proscrita, y él se convierte en miembro exclusivo de l afamilia de ella.

No estoy hablando de que como hombres nos comportemos incivilizadamente cual bárbaros con el cerebro en la polla. Sólo estoy pidiendo un poco de simetría en las relaciones de pareja. Nadie es mejor que nadie en todo y el éxito de una pareja se basa en la comprensión de este hecho para buscar la mayor complementariedad.

No sé si es lo que quería deivid, pero me he quedado a gusto.

12 comentarios to “Hombres mandil.”

  1. zetxek Says:

    Me gusta tu visión, yo también exijo (ni siquiera pido) simetría en mis relaciones… Ahora anímate con más categorías!

  2. eltabernero Says:

    Ole, ole y ole. Lo que viene llamandose en mi pueblo “Calzonazos” . La verdad es que este tipo de seres abundan cada vez más por las calles del mundo. Te doy además un puntazo por lo siguiente:

    “No estoy hablando de que como hombres nos comportemos incivilizadamente cual bárbaros con el cerebro en la polla. Sólo estoy pidiendo un poco de simetría en las relaciones de pareja. Nadie es mejor que nadie en todo y el éxito de una pareja se basa en la comprensión de este hecho para buscar la mayor complementariedad.”

    Y yo lo secundo 😉

  3. juananpol Says:

    Hay mas hombres mandil o calzonazos (como yo los llamo) de los que nos creemos, no hace falta llegar a los extremos que tu relatas para serlo. Para mi el caso más denigrante es el 3º el “si cariño, lo que tu digas”.

    Y por supuesto estoy totalmente de acuerdo contigo en el último párrafo, en una pareja debe haber igualdad por las dos partes, por lo menos así es en la mía.

    Espero ansioso la foto provocadora 😀

  4. ponzonha Says:

    No os lo perdaís, sale en meneame
    http://meneame.net/story/acerca-de-los-hombres-mandil/voters
    y ha mucha gente no le ha sentado bien. ¿Las verdades ofenden?

  5. zetxek Says:

    Me frieron a negativos los lloricas xD

  6. C.Murnau Says:

    Pues sí, querido Ponzonha, una vez más has acertado de pleno, en este comentario veo reflejados a muchos de los Hombres Mandil con los que nos hemos cruzado a lo largo de la historia.
    De todas formas, creo que deberías hacerle una mención especial en plan de agradecimiento al principal “Mandil”, que no es otro que nuestro querido y admirado “Hibić”*, recordado por sus múltiples ejercicios de “calzones”, un gran defensa central, pero como olvidar que tras 2h. de esperar a su adorable novia, ella le dijo “SE ME OLVIDO” y él se bajó de los pantalones de inmediato, para el asombro de los allí presentes, o como ella le dejó, mediante un sms enviado desde cierto país teutón.
    Los asiduos de “meneame” son un poco gilipo… o una panda de calzonazos.
    *Aclaración: No me refiero a Mirsad Hibić, jugador del Sevilla y At. Madrid entre otros, sino a su hermano sosias español.

  7. ponzonha Says:

    Efectivamente Murnau, uno de los personajes en los que me basé, aunque no el único.

  8. deivid Says:

    Bueno, tras diez largos días de “vacaciones” de mis 3 supermegas de conexión, POR FIN puedo entrar y que me encuentro?… OH dios mio, se ha hecho caso a mis plegarias y el gran ponzonha nos ha vuelto a deleitar con otra de sus profundas y ácidas reflexiones. Demos gracias al señor de la morralla….. Gracias señor.
    Bueno igual se me ha ido un poco la mano ahí, pero es que lo del hombre mandil me ha llegado al alma. Es un honor que mi propuesta sea la primera en atenderse y mas con esta calidad. Seguiré atento al variado contenido de los últimos días.

  9. deivid Says:

    Se me olvidaba. Que coño es eso de meneame? que clase de gente anda por esa página que hay un monton de votos negativos y tan solo dos comentarios y encima son dos chorradas. Desde luego…., que poco constructivo.

  10. Sara Tancredi Says:

    Mandilines los hay a patadas, pero son ellos los que se lo buscan!!! Ellos saben donde se meten, no es solo culpa de sus novias… !

  11. ponzonha Says:

    Efectivamente Sara, nada más lejos de mi intención que culpar a las novias…

  12. Ponzonha. Sin sujetador. « Says:

    […] pasan. Que conste que hago esto sin menosprecio ni menoscabo de mi matrimonio (ver el post sobre hombres mandil), a mi mujer le sobran armas para contrarrestar cualquier amenaza que considere peligrosa (la pobre […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: