Buena educación y amabilidad.

Últimamente estoy empezando a hartarme de ciertas actitudes de la gente a mi alrededor y quiero desahogarme, no vaya a ser que algún día mate a alguien.

Antes permitirme unas historias:

El Sábado por la mañana en la frutería se le cayeron 1’45€ en monedas a una señora delante de mí sin darse cuenta. Me agaché, las recogí y se las dí. Me dijo “Son mías” Dije: “Sí, se le acaban de caer” Dijo: “Vale”. Cojonudo ¿Vale?.

Saliendo de un aparcamiento de un centro comercial a una de las calles con más tráfico de mi ciudad. El semáforo está en verde y, de vez en cuando, pasa algún coche a toda ostia. Una furgoneta me impide ver con claridad si puedo salir con seguridad. Son las 12 de la mañana y puedo permitirme 15 segundos de espera. El anormal de detrás se pone a pitar como un energúmeno. De acuerdo. La próxima vez te juegas tu tu puto Passat cabronazo.

Esto pasa muchas veces: por la mañana, una rotonda por la que paso está muy saturada. Yo entro por una entrada bastante descongestionada, y suelo quedar parado destro de la rotonda. Una vez dentro tengo preferencia, obviamente, sin embargo suelo dejar pasar a un coche de los que esperan incorporarse. Me pongo en su lugar y me parece que por dejar pasar a uno delante no voy a notar diferencias. Además  si todos dejamos pasar a uno (y sólo a uno)  seguro que el tráfico va mejor en la calle saturada. El caso es que no todo el mundo hace el típico gesto de agradecimiento, ya sea con la cabeza, levantando la mano o con una sonrisa. Es más, tengo comprobado que hay cierto tipo de gente que es poco probable que no te dé las gracias: el hombre joven en coche caro, el hombre de mediana edad en coche grande y las mujeres de en torno a treinta. Generalmente los profesionales (fontaneros, camioneros, pintores…), los jóvenes (ellos y ellas) en utilitario… los curritos en general suelen dar las gracias. ¿Realmente cuesta tanto reconocer que un desconocido te ha facilitado un poco la existencia?

El caso es que me veo como una persona educada y amable. Me gusta que me traten con educación y, por lo tanto me aplico el cuento. Es más, procuro ser amable con mis semejantes, procuro ser preciso cuando me preguntan una dirección, me esfuerzo al máximo cuando me piden consejo, cedo el asiento en el autobús a la gente mayor… Sin embargo noto que muchas veces quedo como un gilipollas, pues parece que el que recibe el buen gesto lo ve como un derecho y no como un favor y se olvida de “recompensar” la acción con un simple “gracias”. Ánimo, no es tan difícil, aprendamos a decir gracias, por favor, ¿me permite?, perdone, disculpe, ¿le molesta que…? …

Publicado en Reflexiones. 7 Comments »

7 comentarios to “Buena educación y amabilidad.”

  1. juananpol Says:

    Me parece que en este caso tu eres David que está luchando contra Goliat. Yo muchas veces también soy educado, pero con las personas que se que también lo son, pero con las personas que no lo son me vuelvo tan cabrón (o mas) como ellos.

  2. ponzonha Says:

    Ahí le has dao. Lo que pasa es que soy uno de esos gilipollas que necesitan varias pruebas antes de declarar a alguien “cabrón”. El resultado es que acabo comiendo mierda.

  3. deivid Says:

    pa lo de los coches la solucion es facil. haz lo q yo: antes de dejarles pasar mira. si es uno de esos jovencillos prepotentes en coches “preparaos” (que en jerga quiere decir “horteras”) o un vejete en mercedes miras pa otro lado, te arrimas al de delante y a pedir paso a Rita. Por cierto, a mi, cuando me pitan por tardar, me espero otros 15 segundos.

  4. mayhemivan Says:

    Un día de Furia, El Club de la Lucha…a mi me sirvieron como terapia.
    Luego me citan a juicios pero bueno…

  5. ponzonha Says:

    Mi película en este caso sería Kill Bill, para dar un poco de caña a la katana, pero Un Día de Furia vale igual.

  6. zetxek Says:

    A mi me encanta tener detalles así con los demás, a veces simplemente porque sí, sin ver al otro (ejemplo: en un paso estrecho en el que yo tengo prioridad y hay cola detrás de mi, dejo pasar al que viene de frente, de noche, dándole luces para ahorrarle la espera… me gusta creer que se va feliz y agradecido!), y si el otro me saluda o me sonríe el gesto, me compensa. Otras veces voy de mala hostia y mi preferencia que la toque nadie xDDD (aplicable a otros aspectos de la vida, pequeños favores aleatorios, pero lo de ceder el paso es un buen ejemplo xD).

  7. X_O Says:

    1º En esta mierda de turno de 12 hrs en una central de alarmas que se cae por su propio peso por obsoleta y en donde el trabajo bien hecho brilla por su ausencia, te doy mil gracias por tus opiniones y buen humor. Parece mentira cómo alguien a quien no conoces de nada puede resultar tan cercano a veces…me estoy tragando todo tu blog de un tirón.
    2ºLamento haber descubierto esta bitácora tan tarde como para no poderme colocar la medallita de haber sido el descubridor de los yogures Larsa de Vainilla a tus lectores… me jodió…y que buenos que estaban, los echo de menos.
    3ºHe trabajado como animador turístico durante algunos años, y una viejecita británica, abuela encantadora y habitual veraneante en el hotel en el que curraba me dijo algo que nunca he olvidado: “Vayas al país que vayas, aprende a decir en su idioma “por favor” y “gracias”; y te encontrarás casi todas las puertas abiertas”
    Un beso muy fuerte, Rose. Se te echa de menos muchísimo más que a los yogures Larsa de Vainilla.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: