Misterios de la conducción.

He estado un poco liado esta semana, así que mi amado blog está un poco descuidado. Hoy me he metido 450km en coche así que estoy un poco cansado. Sin embargo pude comprobar cómo los conductores somos generalmente una panda de gilipollas. Me hallaba yo entre Bilbao y Santander conduciendo mi C3 a 120km/h cuando de repente vi a lo lejos una cola de coches a lentos todos en el carril derecho de la autopista. La cagamos, pensé, debe de haber alguna señal de obras y yo no me he enterado. El caso es que a medida que me acercaba al último coche vi que no había tales obras, así que los adelanté. Cuando pasé al último comprendí la causa de la lentitud: era un coche de la benemérita que una docena de ‘valientes’ no se había atrevido a adelantar. Irónico, porque normalmente la peña me adelanta a mí. Siempre que adelanto a la policía miro el retrovisor con cierto acojone, ¿Habré hecho bien la maniobra? Y es que la mayoría aflojamos el pedal nada más vemos a la autoridad, a pesar de que a 120 por autopista no pasa nada…

Por cierto, os anuncio que mañana postearé una foto de mi persona…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: