Orina

Primero, un poco de Historia:

Cuenta Suetonio (Vespasiano, 23, 3) que en cierta ocasión, Tito reprendió a su padre, el emperador Vespasiano, porque había establecido un impuesto sobre la orina y las letrinas, lamentando que sacase dinero de procedencia tan poco limpia.

Entonces Vespasiano se llevó a la nariz el dinero del primer pago y le preguntó a su hijo: “¿Acaso te molesta su olor?” Tito lo negó. Vespasiano contestó: “Sin embargo, este dinero procede de la orina”. Es decir: “Pecunia non olet” (“El dinero [de la orina] no huele [mal]”).

Esta interesante anécdota me viene de perlas para no hacer ningún comentario sobre lo que viene ahora:  Un artista que hace meaderos de diseño y una empresa que ha tenido la idea definitiva de la galaxia: la publicidad mientras meas, aunque en este caso hasta Vespasiano fliparía un poco. Y ya que estamos en orina, un paseo por los orinales del mundo, con sus comentarios y rankings.  Para finalizar, un poco de etiqueta y buena educación: el juego sobre cómo debes comportarte en un baño público.

Y ahora… a meaaar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: